Comienzo

Introducción

"Nuestro Ser Superior, al ser una chispa del Todopoderoso es, por tanto, invencible e inmortal". Dr. Edward Bach Creador de las Flores de Bach.

Las Flores de Bach representan tanto la integración de la personalidad con el alma, como del ser humano individual con el ser universal que incluye a todos los seres vivos, es decir la Naturaleza. Cuando conocí a las Flores de Bach tuve, tal vez como muchos otros, un acercamiento "material" a la terapia a través de la modificación sutil de mis emociones. Vi en una farmacia el cartel que las ofrecía, y como mi hijo tenía en ese entonces 6 años y experimentaba problemas de hiperactividad, decidí probar esos remedios extraños. Hoy, 20 años después, ya no me asombra el resultado "casi mágico" que tuvo en esa experiencia. A partir de entonces, y ya con la ayuda de un consejero floral, toda mi familia se hizo "amiga" de las "gotitas de flores", como las llamábamos en ese entonces. Cuando tuve a mi tercer hijo, hace siete años, no sólo pasé el embarazo acompañada de los florales, sino que él mismo las tomó prácticamente desde el nacimiento. Hoy en día, casi jugando y en forma intuitiva, elige las gotas que necesita para sus cambios de ánimo o situaciones desafiantes para su crecimiento. Por supuesto, durante ese tiempo tuve el honor de estudiar y profundizar con las Flores de Bach hasta hacerse compañeras inseparables de mi vida personal, familiar y profesional, de modo que siempre agrego a la opinión intuitiva de mi hijo la corroboración en sintonía con estos conocimientos. La calidez y profundidad con las que la Lic. Dorana Carrera ortiz me transmitió sus conocimientos, me ayudaron a "enamorarme" aún más del mensaje del Dr. Edward Bach. Hasta entonces me vinculaba con las flores a través de mis necesidades emocionales y las de mi familia. Con el estudio del Programa Internacional de Educación en Flores de Bach, las esencias cobraron una nueva dimensión en mi vida, ya que al uso y aplicación en situaciones emocionales cotidianas pude sumar la filosofía en la que se basó el Dr. Bach para brindar su sistema al mundo. Existen conocimientos que forman parte de nuestra mente, y otros conocimientos que vamos olvidando al incorporar nuevas ideas. Sin embargo, el conocimiento de las Flores de Bach, al menos en mi vida, se transformó en un algo que no podría olvidar, porque no forma parte sólo de mi mente. Eso es lo que me gusta llamar sabiduría, porque es conocimiento que forma parte del alma. Y en conjunción con lo que mencionaba en el primer párrafo, esta sabiduría floral no es parte sólo de mi alma sino del alma de la humanidad.

Los invito a caminar de la mano de Dorana, Gustavo y Claudia a través de las sutilezas del mundo de las flores, a dejarse llevar por sus mensajes llenos de sabiduría y amor.

Claudia Miranda Coordinadora del Programa Internacional de Educación en Flores de Bach

El aporte a la salud de Edward Bach

Por: Claudia Belou

En una época donde la medicina contemplaba al cuerpo como partes de una maquinaria en la que, si había alguna pieza "descompuesta", había que intentar desarmar y ver si era posible reparar, el Dr. Edward Bach comenzó una búsqueda diferente, concerniente al trabajo de descifrar la emoción como causante de un desequilibrio que lleva a la enfermedad.

Por eso su investigación se basaba, desde el momento de descubrir las vacunas a partir de bacterias intestinales (a las que llamó NoSoDES), en el análisis de las distintas personalidades y sus características de comportamiento.

El Dr. Bach fue un ferviente buscador de la esencia humana. El fundamento de su trabajo se basó en el lema del Dr. Hahnemann, quien un siglo antes había escrito "cure al enfermo, no a la enfermedad". Esta frase revolucioó su visión de la medicina que practicaba, y lo empujó a ser cada vez más un sigiloso observador de la naturaleza del hombre. Las emociones producidas por los estímulos externos pueden generar molestias en distintas partes del cuerpo (recordemos por ejemplo, dolores de estómago o de cabeza causados por alguna discusión o las palabras de otra persona). Esto se debe a muchos factores que tienen que ver con nuestra visión personal del mundo circundante. De otro modo, el mismo estímulo debería afectar a todas las personas del mismo modo, lo cual no es particularmente así. Si la causa de este síntoma (esa emoción) no puede ser resuelta o aclarada hasta sentir que el dolor ha sido reemplazado por una sensación de comprensión o disociación completa del cuerpo con nuestro recuerdo de dicha causa, tampoco podrá desaparecer el síntoma. Por el contrario, este se instala en nuestro cuerpo provocando la enfermedad. Este era el concepto básico de enfermedad con el que Bach fundamentó el descubrimiento de su sistema.

Nos explicaba que todos los seres vivientes tienen una vibración, y que esas vibraciones en el ser humano se alteran cuando sus pensamientos no son armoniosos o sus emociones se encuentran alteradas. Como cada planta a su vez posee una vibración particular, Bach descubrió que las vibraciones de cada una de esas flores silvestres que componen su sistema, ayudan a restablecer el orden hacia el polo positivo en cada una de las emociones alteradas. ¿Cómo funciona esto? Pues al tomar las esencias florales repetida y ordenadamente, se genera la suficiente cantidad de energía opuesta a la emoción que ha provocado la desarmonización. Esa energía positiva aportada por la flor hecha esencia, va empujando hacia la superficie la polaridad negativa guardada en el interior de cada persona por el efecto "peladura", es decir, una capa tras otra, hasta volver al estado natural de la persona, que es el estado de armonía. En este proceso, que a veces es rápido y otras veces más lento, tal vez se deban trabajar diferentes y variadas flores, según lo que vaya apareciendo en la superficie. Pero fundamentalmente lo que el Dr. Bach fomentaba, era la auto-dependencia. Ya no se trata de calmar el síntoma, sino de generar conciencia y autoconocimiento en las personas con la ayuda de este método simple e inocuo. En ese sentido las flores de Bach se transformaron en una excelente medicina preventiva. Sin duda estas ayudan a que cada persona que decida tomarlas, comience en una etapa de "darse cuenta", que lo confrontaría con el efecto de sus propios pensamientos y reacciones. Esto coincide plenamente con la ley de causa y efecto: Bach deseaba que cada persona pudiese verse a sí misma en su personalidad y en sus estados de humor transitorios, y nos facilitó un sistema que nos ayuda a comprender mejor nuestra propia naturaleza. Para él, la enfermedad viene en nuestra ayuda cuando no somos capaces de resolver un determinado conflicto, con el fin de que "veamos" de frente aquello que nos impide avanzar. Así, nos instaba a relacionar la parte enferma con el conflicto no resuelto, asociando el problema con un significado a analizar y comprender, ya que el síntoma es el único recurso de expresión que tiene el cuerpo físico. Si la mente es capaz de comprender al cuerpo en su mensaje, la enfermedad ya no tiene por qué seguir generándose. Su concepto fue revolucionario para la época (principios del siglo XX). Sin duda el hecho de que el lector esté siguiendo estas líneas, muestra que su método aún despierta un vivo interés en nuestros días, y seguirá haciéndolo en pos de un cambio que se viene gestando hacia una medicina inter- activa, que desarrolla el trabajo sobre uno mismo para recuperar la salud, y en el cual el agente de salud actúa como guía para la persona que viene a la consulta. Sabemos que cada persona es responsable por su propia salud y tiene derecho a ella. Y que además los síntomas son quienes nos ayudan a comprender que nuestras emociones están en desequilibrio. Consciente o inconscientemente, la posibilidad de buscar un cambio en el modo de en carar las situaciones que vivimos, es la forma en que las flores nos ayudan a estar mejor con nosotros mismos y por ende con nuestro entorno.

Lo que el Dr. Bach nos mostró es que distintas personas con características de personalidad similares, podían contraer enfermedades similares. Su teoría de agrupar a las personas por emociones generales que a su vez se subdividen en emociones más específicas, resultó muy acertada, si pensamos que estos grupos apuntan a personas que sienten o se manifiestan de determinadas maneras frente a los estímulos externos. Estos siete grupos de emociones divididos en las 38 flores que componen el sistema comprendían, según el Dr. Edward Bach, la totalidad de las emociones inherentes al ser. Y de allí que él viera el sistema como algo completo en sí mismo, que no necesitaba de ningún agregado adicional ni tampoco otro método de diagnóstico. Para Bach, cada flor estaba allí para mostrar el camino de regreso a la armonía natural del ser y cada emoción desequilibrada podía restablecer su polaridad positiva luego de un tiempo determinado de tomarla en forma ordenada. Dependiendo del tiempo durante el cual dicha polaridad negativa estuviese instalada en la persona, las flores de Bach pueden utilizarse por breves plazos como remedio para situaciones del momento o transitorias, y también como tratamiento para formas de reaccionar o emociones muy establecidas como hábitos, o características de personalidad, las cuales requieren de un plazo más prolongado para poder restablecer el orden interno. En todos los casos, las flores causarán una sensación de bienestar, dado que la polaridad positiva generada por ellas empujará "el defecto" hacia la superficie, hasta que se libere como si fuese una capa de cebolla. Y así, es posible limpiar las emociones, capa por capa, hasta llegar a un lugar de armonía en el que mayormente cada uno se sienta en paz consigo mismo y con su entorno. Es justamente a esto a lo que Bach llamaba el "efecto pela dura". La posibilidad de ir liberando aquellas cosas que han ido cambiando el comportamiento de la persona y modificado su eje positivo, lo que le permite en última instancia conservar un estado de salud y armonía. Es precisamente desde este punto que Bach realizó un gran aporte a la salud del Mundo, ya que mostró a cada persona un método simple de autoconocimiento, que lo puede conducir a conservar un estado de perfecta armonía en las acciones de cada día. Sin duda, utilizado como prevención puede conectar a la persona con su esencia positiva y ayudarla a reconocer sus propios mecanismos de comportamiento, o bien sus reacciones ante determinadas circunstancias. Nunca se insiste lo suficiente al decir que el autoconocimiento es el modo más efectivo de modificar aquellas cosas que no pertenecen a nuestra personalidad, volviendo al eje, a la esencia, lo que nos acerca cada vez más a la salud perfecta.

Los Hombres en la Consulta Floral

Por: Gustavo Masieri

Para algunos consejeros, y sobre todo consejeras, el tema de tener que recibir la consulta de un hombre se convierte en un duro desafío. Las razones suelen ser muchas. En general los hombres llegan al consultorio floral en mucha menor proporción que las mujeres, al igual que van menos al médico, se cuidan menos en las comidas, fuman más, comen más alimentos inconvenientes para su salud, beben en demasía con más facilidad o se drogan en mayor proporción que las damas. ¡Qué tema este de los hombres! Según nuestra cultura occidental y cristiana, los hombres son el "sexo fuerte", son más competitivos, más agresivos, más aguantadores, "no lloran", ni se lamentan, ya que eso, es cosa de mujeres; tomémonos un trago con un amigo y hablemos de cosas divertidas: de cómo "matamos" (la mayoría de las veces de aburrimiento) a nuestra última compañera sexual, de fútbol, de política, de cómo me están haciendo la "cama en el laburo", pero nunca de cómo me siento. "Y no, estoy bien". o mejor: "¿para qué hablar de eso, si no vamos a solucionar nada?" Es muy duro ser un hombre de principios del Siglo XXI. Sí, es cierto. Sino vayamos a las estadísticas: las mujeres viven en promedio entre seis y diez años más que sus maridos, la resistencia del organismo femenino no tiene parangón, hasta pueden soportar dar a luz, háganlo esto los hombres y mueren de un ataque cardíaco masivo y no de la impresión, sino de debilidad del sagrado músculo. Por supuesto que hay condicionamientos que vienen de la biología: hormonas masculinas que nos hacen hombres capaces de hacer mucha fuerza en un período corto de tiempo, ser más musculosos en general que ellas, mayor capacidad de ejercer la concentración sobre UN PUNTo (sí, solo uno) durante un período, etc. Pero también de nuestra cultura, que para colmo no cambió en las expectativas para con nosotros, pero sí las reglas del juego..

¿Como? Sí! Las reglas del juego son otras y no nos avisaron. Por una parte se espera que el hombre de hoy sea un tipo más sensible, más comprensivo de las necesidades de sus compañeras, que no utilice su fuerza, que sepa colaborar y no competir (algo muy deseable por cierto). En fin, un "hombre light".Los hombres, y esto tiene que ver con la predisposición biológica, se estresan con mayor facilidad. Ante cualquier cambio súbito o no tanto, la respuesta del organismo de un hombre es más adrenalina en el torrente sanguíneo, lo cual acelera el pulso, cambia de dirección la irrigación del cuerpo, se produce un estado de preparación para la pelea o la huída (un legado de cuando nos teníamos que enfrentar a bichos más grandes de los cuales solíamos ser el plato principal). Todo este cambio corporal, además, debe ser disimulado. Y deja al pobre tipo exhausto y enoja do. ¿Y cómo se expresa? Ataques cardíacos, aumento de ácido úrico, dolores corporales, tensión muscular, y una larga lista de dolencias varias. ¿Qué hacemos entonces con este personaje que se nos sienta enfrente en el consultorio, y que nos da la impresión de que no sabe nada de sí mismo y nos habla de estupideces? La vida de un hombre está signada por el hacer, por la acción. Que son las características naturales de la energía masculina.

También el hombre se siente muy presionado por el tener, ya que equivocadamente cree que teniendo, él "es". He aquí una clave. Pues, el tema no es tan complicado como parece. Nuestra tarea como Practitioners es "educar sobre las emociones", y aquí tenemos un lindo desa fío al respecto. Con un hombre, la pregunta: ¿Y cómo te sentís? normalmente no lleva a ningún lugar. Nos encontraremos con un ser parco, desconcertado y aún peor: angustiado frente a esta exigencia. ¿Cómo hablar en un idioma nunca aprendido? Aparecerán, en el mejor de los casos, sólo un complicado laberinto de frases y respuestas que no clarifican en nada el asunto. La forma más efectiva y entendible (para ellos), es hablar de lo que siempre hablan: del trabajo, del síntoma. ¡Sí, de eso prohibido en nuestro juramento! El tema es poder develar el mensaje del mismo, y por supuesto, ayudar a nuestro sufriente consultante masculino a poder entender que detrás de tal síntoma hay un enojo escondido, tal vez desde hace mucho tiempo, y del que no tenía ni registro.

El dolor emocional que sienten los hombres es de una profundidad que pocos pueden siquiera imaginar. La pérdida de un par, de una figura parental, de un hijo, ni hablemos; son normalmente el principio de un dolor que tal vez no los abandone en toda la vida. ¡Y para colmo con el mandato de tener que disimularlo! Y tener que contener, sí contener (algo totalmente ajeno a su educación, salvo excepciones) a todos a su alrededor. Si los hombres son fuertes, ¿cómo van a hacer el papel de débiles? A ver si pierden su último bastión de identidad, que a la vez, es el seguro camino hacia la tumba. El juego del diálogo se abre cuando podemos empezar a hablar de lo que hacen, del trabajo, de los objetivos y metas; y luego ayudar a que puedan explicar cómo hacen, de qué manera, qué les sucede cuando se presenta algún obstáculo o cuando sucede algo fuera del libreto de la vida aprendido. He aquí una pequeña, pero efectiva clave de cómo dialogar con los "insensibles" hombres que nos llegan a la consulta. Con un panorama como el que les describo, no es de extrañar que los consultantes o clientes masculinos, lleguen a nuestra consulta en estados verdaderamente lamentables.

Como el de un tipo Agrimony que no puede más con la angustia porque peligra su trabajo y el bienestar que provee a su familia y se encuentra imposibilitado de hablar de ello, y lo tapa mirando TV, tomándose todo el alcohol que puede, etc.

o el que llega en estado Mimulus porque la amenaza de que lo echen del trabajo es permanente y el stress no le permite recuperarse.

o el hombre que está en estado Gentian porque la búsqueda de empleo ya lo tiene tan desanimado que vive anticipando que ya no hay un lugar para él en este mundo.

o los Holly que están furiosos con su trabajo debido al stress que soportan y quieren boxear a todo el mundo.

Y los que ya están en estado Cherry Plum, que ante cualquier situación reaccionan con una explosión de descontrol fuera de toda proporción.

o los Willow para quienes el gobierno, la empresa, la sociedad o quien se les ponga en el camino son los causantes de todos sus malestares y sinsabores.

o los que llegan a la consulta traídos por su esposa, en un estado de desesperanza frente a alguna situación: enfermedad, desempleo y que están en situación Gorse, sintiendo que ya nada podrá hacerse.

o los Impatiens que de tan acelerados ya no encuentran quién pueda seguirlos en su vorágine.

o los oak, que aún extenuados resisten, soportan y siguen adelante a pesar del cansancio y el esfuerzo.

o los que están en estado White Chestnut, con pensamientos fijos y repetitivos que no les permiten tener registro del mundo que hay a su alrededor, soportando trastornos varios.

o los Honeysuckle, que no pueden dejar de añorar un pasado más benigno para ellos.

o los Larch que sienten que han perdido la confianza en sí mismos y en su capacidad para resolver problemas.

Son muchas y variadas las situaciones que enfrenta el hombre de hoy en nuestras sociedades. Tal vez el tema de tener que transformarse y adaptarse a un mundo en permanentes cambios sea el motivo de tanto conflicto, pero a la vez la oportunidad de evolución, conciencia y crecimiento. Esto es parte de nuestra modesta tarea como consejeros, las flores, las herramientas para mostrar el camino de la virtud, la oportunidad para crecer a través de los conflictos, las penas o lo que produce dolor e impotencia. Es importante poder recuperar un arquetipo masculino, el representante máximo de la energía yang de nuestro universo, que es el Sol, la luz de la autoconciencia. E invito a todos los varones a que nos pongamos en contacto con este arquetipo solar, para que así como él, que día a día irradia su luz y su calor, nosotros los varones podamos expresar nuestra energía masculina maduramente y sin miedo, como así también ser más auto-conscientes de la luz divina que habita en nuestro interior.

¿Por que lloran las Mujeres?

Por: Dorana Carrera ortiz

Si nos juntáramos todos los consejeros florales a conversar sobre nuestra tarea, estoy convencida de que todos tendríamos en común el hecho de que la mayoría de nuestros consultantes son mujeres. Tan cierto es esto, que casi forma parte de lo obvio. La mirada sobre las diferencias de género nos permite cuestionar lo que culturalmente es obvio para el varón y obvio para la mujer.
GÉNERO: Es la perspectiva desde la cual se enfoca la visión de los roles esperables socialmente para varones y mujeres Desde este punto de vista, la masculinidad y la feminidad no son dados por naturaleza, sino que se construyen como roles donde las expectativas, los discursos, los determinismos históricos, las necesidades del grupo social al cual pertenece un individuo, tienen tanta importancia que facilitan o inhiben ciertas conductas.
Por lo tanto: Sexo no es género.
Si la feminidad y la masculinidad resultan de un proceso de construcción de los roles por el entrecruzamiento de variables sociales, políticas, culturales, religiosas, económicas, y geográficas. Esto constituye un entramado en el cual cada cuerpo va ir apropiándose de un espacio y armando, con su historia personal, una forma de ser en el mundo. Así veremos que hay muchas formas del SER mujer o varón.
Aquí mencionaré una breve síntesis de tres modelos para mujeres.

Mujeres
TRADICIONALES
Reina del hogar, ocupándose del cuidado de la casa y la familia: los hijos y el marido.
TRANSICIONALES Trabaja y lleva la responsabilidad de la casa.
INNOVADORAS
Comparte con los hombres las responsabilidades hogareñas y de cuidado de los pequeños, además de realizar su proyecto personal/laboral

Desde una perspectiva patriarcal, (la cual se infiltra en nuestras mentes creando un espíritu de división y de desigualdad por el cual un representante de un género somete al del otro género y a los miembros débiles de su mismo genero), se definen para la mujer pautas que la dejan de la siguiente manera:

LA MUJER ES = MADRE, POR LO TANTO DEBE AMAR
Existen diferencias entre "dar el pescado" (DEBE AMAR) y "enseñar a pescar" o "potenciar los recursos de cada uno".

EL SEXO FEMENINO ES DÉBIL (?) BASADO SUPUESTAMENTE EN LA ANATOMÍA
Estas pautas muestran marcadas diferencias en ámbitos como:
El manejo del dinero
El manejo del tiempo y del placer
El cuidado de los otros
El trabajo en empresas

Por estas cuestiones que parecen obvias pero que no lo son...las Flores de Bach son una oportunidad para aliviar a muchas mujeres, que en la consulta lloran. Ahí recordé el texto de un power point que me habían mandado un tiempo atrás por e-mail.

Un niño preguntó a su madre:
¿Por qué lloras?
Porque soy una mujer, le respondió ella.
No comprendo, dijo él.
Su madre lo agarró dulcemente diciendo:
Nunca llegarás a entenderlo.
Más tarde el muchacho preguntó a su padre:
¿Por qué llora mamá?
Todas las mujeres lloran sin razón. Fue todo lo que el padre pudo decirle.
Ya adulto, el hombre le preguntó a Dios:
Señor, ¿por qué las mujeres lloran tan fácilmente? Y Dios le respondió:
Cuando hice a la mujer debía ser muy especial. La hice con una espalda suficientemente fuerte para soportar el peso del mundo, pero a la vez tierna y confortable. Le concedí el poder de dar la vida, y el de aceptar el rechazo de los hijos. Le di el poder que le permite continuar luchando cuando todos abandonan. Y el cuidar a su familia a pesar del cansancio o la enfermedad. Le di la sensibilidad para amar a sus hijos con amor incondicional, aún cuando estos la hayan herido duramente. Le di la fuerza para soportar a un marido a pesar de sus defectos...y permanecer a su lado sin desfallecer. Y finalmente... le dí lágrimas para llorar cuando ella sintiera esa necesidad. Como ves hijo mío, la belleza de una mujer no está en su ropa, ni en su cara, o en la forma en que se arregla el cabello. La belleza de la mujer reside en sus ojos, que son la puerta de entrada a su corazón, la puerta donde reside el amor. Es por eso que a menudo y través de esas lágrimas podemos ver su corazón.

Los Consejeros Florales vemos el corazón de las mujeres en las consultas, cuando lloran por...

A. EL AMOR
I De Pareja y la Soledad
II Del Matrimonio
III De los hijos y hacia ellos
IV Y la Sexualidad
V Y los Duelos
VI De las Amigas
VII ¿Y del amor a sí mismas?
B. EL CUERPO
I Embarazo
II Menopausia
III Y sus formas (peso y operaciones)
C. EL TRABAJO, LA VOCACIóN, LA AMBICIÓN
I Techo de cristal y piso pegajoso
II Liderazgo y empowerment
D. LA "INSATISFACCIÓN"
I Soledad Existencial
II La espiritualidad

AI) AMOR DE PAREJA Y LA SOLEDAD

Cristina, joven de 21 años, estudiante de una carrera universitaria, bella, muy bella, tiene todo lo que cualquier chica de su edad podría desear: una linda familia, amigos, sueños, una linda figura para lucir, sus estudios, el auto que le compraron para el cumpleaños, un sostén económico familiar que no le exige salir a trabajar. ¿Qué más puede querer?: Un Novio!
En el área del amor las cosas no le han resultado nada fáciles, nunca tuvo novio.
Durante la escuela secundaria estaba distraída por el estudio, las peleas con los padres, la futura celulitis y el amor platónico por ese compañero del colegio.
En cada verano había tenido contactos con chicos, ella lo describía de la siguiente manera: Estuve con un chico (es decir "besos", traduzco para los que pasamos la barrera de los treinta, y tantos).
Luego de estar, la historia se desvanece como sortilegio nocturno... y la cosa "¡ya fue!".
Nada permanece, ninguna historia construye un vínculo. Este año ella está decidida a hacer algún cambio profundo porque el tema ha comenzado a inquietarla y a perjudicarla en su concentración para estudiar.

Pasa horas interminables chateando por Facebook o por msn en lugar de estudiar y las notas en los exámenes están mostrando su falta de interés en el presente (CLEMATIS). Carismática y justiciera (VERVAIN), afectuosa y caprichosa (CHICORY), parece todo el tiempo estar centrada en si misma sin registrar a nadie de su entorno, pero su gran capacidad de empatizar con el dolor del otro muestra también las virtudes de HEATHER. Finalmente, después de trabajar arduamente sobre si misma, logró que el chico que le gustaba desde la secundaria la invitara a salir.
Tenía todo pensado: la ropa, el maquillaje, la distancia prudencial que iba a adoptar para no quedar como una chica "fácil"... sería una gran noche. Al bajar para abrir la puerta de su casa y salir: se tropezó y se cayó.
Durante la cena, tuvo dolor de estómago que trató de resolver, al llamar a una amiga desde el baño del restaurant. Dejó de tomar el trago que le habían servido, ya había comenzado a estar más prevenida y cuidarse.
Al salir, él la llevó a la casa de ella... en el auto de él, "estuvieron" y...nuevamente dolor de estómago.
El la acompañó hasta la casa y subió con ella. En su casa no había nadie.
Se sentaron en un sillón...más besos... ella se levantó rápidamente a vomitar.
Vino a la consulta muy angustiada, lloraba ahogándose en sus propias lágrimas (SWEET CHESTNUT ).
-¿Qué fue lo que pasó?se preguntó.
Al volver a relatar los sucesos de esa noche, lo que empezamos a ver son las distintas señales del cuerpo de que "algo no anda bien" y que ella, en su entusiasmo VERVAIN, no había podido registrar. Al pensar juntas en esas señales pudimos descubrir la emoción que se estaba ocultando y hacía resistencia hacia los encuentros con los muchachos, y era el miedo MIMULUS (miedo a algo conocido y conducta de evitación, la evitación aquí se la provoca el mismo cuerpo alejándola de aquello tan deseado y temido). El tema del amor es siempre motivo de consulta por parte de las mujeres, pareciera que todas quieren una pareja aunque a veces, como Cristina, el miedo las hace huir despavoridas.


Gabriela, 44 años, separada sin hijos. Después de la fiesta de fin de año del trabajo, comenzó a salir con uno de sus jefes, obviamente casado.
Como ella dice:
A mí la historia con este tipo, me cierra... Nada de lavar medias ni exigencias ridículas...y dispongo de todo el tiempo del mundo para pensar en mi proyecto laboral independiente.
El tema se le complicó, cuando el fulano decidió separarse porque estaba enamorado de ella.
Pero, ¿cómo? ¿Si para ella no había nadie? Resultó que Gabriela se sentía indigna (CRAB APPLE) y luego de su separación pensó que no había un hombre para ella y que no valía la pena ni intentarlo (GORSE). El fulano la había enredado en esta lógica de la imposibilidad del GORSE, si no tengo nada que perder, con él, "mientras tanto me divierto".
Mientras la cosa estuviera puesta en él, ella no miraba en su interior, pero con la situación de separación de él, le tocó el turno a ella de ver.
¿De qué te quejas, cuando te pones tan desafiante con esto de la convivencia?
¡Glup! ¡¡¡Pero yo ya sé como son los tipos!!! ¡Siempre lo mismo!
¿Los tipos? Creí que estábamos hablando de CARLOS, que en todo caso será UN tipo o ESTE tipo.
Bueno, sí, pero a mí ya me cagaron y me costó mucho recuperarme... y vos lo sabés bien.
Si, lo sé bien. Lo que también sé es que hay una flor que se está mostrando muy claramente como la resistencia al amor: WILLOW, para la amargura, rencor y resentimiento.
Fijate... estás trayendo al muerto del pasado como si estuviera en el estudio con nosotras conversando y tomando el té. ¡Bruja!
Si, claro, ahora la culpa la tengo yo
. Me la hiciste difícil, porque me va a tocar pensar qué quiero hacer...
Me parece que lo primero es CONECTARTE CON SENTIR, esperar a ver qué pasa con Carlos, seguir el vínculo con él. Y después ves qué decisión tomás, si es que hay alguna que tomar.

Los Autores

CLAUDIA BELOU
Es practitioner y trainer (docente) del Programa Internacional de Educación en Flores de Bach.
Es invitada regularmente a dictar cursos de formación en varios países, y a disertar en congresos, programas de radio y televisión para la difusión de la temática.

GUSTAVO MASIERI
Es técnico químico, con estudios de psicología y antropología. Ejerce la astrología desde hace 26 años, y es practitioner y trainer (docente) del Programa Internacional de Educación en Flores de Bach (BIEP), desde 1998. Ha dictado los cursos de formación en varios países.

DORANA CARRERA ORTIZ
Licenciada en psicología, especialista en perspectiva de género, practitioner y trainer (docente) del Programa Internacional de Educación en Flores de Bach. Creadora de "Despertando a tu Diosa Interior". Ha dictado los cursos de formación del BIEP y conferencias en varios países. Premiada con la "Orden del Mérito (año 2009) de la Fundación Suma Veritas. Colabora con notas especializadas en la Revista Uno Mismo.

DISFRUTE DE TODO EL LIBRO FLORES DE BACH: UNA MIRADA PURA QUE INCLUYE ADEMAS UN MARAVILLOSO CD INTERACTIVO PIDALO A:
Esencias Vibracionales Londner´s
Riobamba 118 Piso 5º 1025 Capital Federal Argentina
Tel: 4952-4756 Fax: 4954-2852
Email: elondner@londner.com.ar
Y en Internet:
www.clubdesalud.com
www.londner.com.ar
http://londner.blogspot.com